Ir al contenido principal

¡Aquí, luchando!

Por Mariano Antolín Rato

Allá, en la segunda mitad del xviii, Herder, el polígrafo alemán inspirador del movimiento conocido por Sturm und Drang, escribió que traducir era «pasear por jardines extranjeros cogiendo flores para mi lenguaje».

Dejando de lado las teorías que sustentaban tal metafórica actividad recolectora, y que se derivaban de la idea del propio Herder de un Volksgeist («espíritu del pueblo»), con reflejo actual en las proclamas del nacionalismo o el patriotismo, ese «último refugio de los cobardes» —según dijo el doctor Johnson más o menos por las mismas fechas que el defensor alemán del carácter nacional de las literaturas—, resulta difícil representarse al traductor actual haciendo ramos de flores léxicas con los que adornar sus áridos salones. Porque, aunque haya quien delire presuntuosa, y hasta hibrísticamente —utilizando el neologismo de Eliot Weinberger—, y considere la traducción una obra de arte en sí, en realidad constituye un oficio complicado cuyo objetivo se reduce a que la palabra escrita en un idioma se pueda leer en el idioma de la traducción, al menos idealmente, como se lee más o menos en el idioma original. Lo que significa que la tarea primordial del traductor no es meramente encontrar los significados correctos de las palabras en un diccionario —que es el aspecto más fácil— sino inventar una nueva música para el texto en el idioma de la traducción de acuerdo con la que impone el original.

Nada, pues, de embellecer el propio lenguaje. Ni con flores que enriquezcan las «señas de identidad» del idioma nacional —¡qué pena el uso que hacen de esa expresión, título de una buena novela de Juan Goytisolo, los adalides de las identidades patrióticas!—, ni con transplantes inadecuados para las condiciones climáticas que favorecen el cultivo de las plantas autóctonas; por seguir con la jardinería del que luchó, al menos en una parte de su obra, por defender la lengua alemana de las contaminaciones extranjeras.

No hay duda de que ninguna traducción es idéntica al original. Pero tampoco la lectura de un texto es idéntica a otro, incluso cuando lo hace la misma persona en momentos diferentes. Traducción, por encima de todo lo demás, significa cambio. Y en la Inglaterra del siglo xvi, uno de sus significados fue «muerte»: trasladarse de este mundo al otro. Y volviendo a Weinberger —sus escritos sobre la traducción y sobre casi todo me deslumbran desde aquel análisis comparado de las versiones occidentales de un poema chino de Wang Wei, publicado en la revista El paseante en el número 20-22, de 1993—, en la Edad Media translatio significó el robo o traslado de reliquias sagradas de una iglesia o monasterio a otro. Y desde entonces, traducción, o más bien su término inglés, translation, es movimiento de un lugar a otro. Así, mientras la metáfora hace extraño lo familiar, la traducción hace familiar lo extraño; extraño en el sentido de procedente de tierras extrañas, de idiomas desconocidos.

Y todo movimiento, todo traslado, implica un viaje. Para hacerlo conviene recurrir a guías nativos, o al menos buenos conocedores de las tierras. Pero, en cualquier caso, personas que respeten el medio ambiente y no se pongan a arrancar flores de los jardines extranjeros. Lo que lleva a la contraposición que establece el teórico del budismo, D. T. Suzuki, entre la actitud del poeta occidental y el japonés. Compara un poema de Bashô, el gran maestro del haiku, con uno del poeta postromántico inglés, Tennyson. Los dos expresan unos sentimientos parecidos con respecto a una flor. Pero mientras Bashô se limita a mirarla, Tennyson, para atrapar el espíritu del momento, necesita arrancar la flor.

La actitud del traductor, debe oscilar entre esos dos extremos. Y de ese modo tratar de ir tirando. Y responder, como los cubanos a un saludo casual: «¡Aquí luchando!».

Publicado en “El Trujamán” (Revista diaria de traducción, en Centro Virtual Cervantes) http://cvc.cervantes.es/portada.htm

Entradas populares de este blog

Fechas importantes semestre Enero-Junio 2020

Exámenes de ubicación de inglés
8 de Enero (11:00 a 13:00 y 17:00 a 19:00)
15 de Enero (solo alumnos de nuevo ingreso, 17:00 a 19:00)
22 de Enero (solo alumnos de nuevo ingreso, 17:00 a 19:00)
22 de Mayo (11:00 a 13:00 y 16:00 a 18:00)
26 de Junio (11:00 a 13:00 y 17:00 a 19:00)

Cursos de inglés
Cursos Enero-Mayo 2020
20 de Enero al 15 de Mayo
25 de Enero al 16 de Mayo (sabatinos)
Verano 1: 1 al 22 de Junio
Verano 2: 6 al 27 de Julio

Exámenes de certificación
TOEFL ITP: 31 de Enero y 8 de Mayo
TOEFL IBT: 28 de Febrero y 20 de Marzo
TOEIC: 13 de Marzo
ÖSD: 8 y 9 de Mayo

"Be My Valentine" 2012

El 16 de febrero de 2012, en una breve ceremonia, se entregaron los reconocimientos y premios del concurso de poesía en inglés "Be My Valentine," organizado por la Coordinación de la Licenciatura en Idiomas. En este concurso partciparon alumnos de la Licenciatura en Idiomas, quienes demostraron una magnífica habilidad y una extraordinaria creatividad, ya que los poemas participantes eran de muy alta calidad, y fue muy difícil para el jurado tomar una decisión final.

A continuación, los tres poemas ganadores:

The Poet
(Karla Adriana C.) - Tercer lugar

There lies the poet

with nothing but his mind,

there comes the love,

to take him into the deep seas of his soul

and there comes the women

who will turn his world upside down,

as they sail, through the oceans

of what their love becomes

the bittersweet storm

that we all once swim.



So the poet lies

to himself and to faith

for a taste

of the bittersweet wine of her esence,

and he takes what does not belong to his life

but to the world,

she, the lovely …

Navita Translator: traductor gratuito para BlackBerry

Navita® Traductor es una aplicación gratuita desarrollada por la compañía brasileña Navita® para smartphones BlackBerry®. Sin duda es una herramienta muy útil para aquellos que se dediquen a la traducción, e incluso para cualquiera que esté estudiando algún idioma.

La aplicación integra 52 idiomas y utiliza los traductores de Google y Bing para realizar traducciones muy fiables. Es muy fácil de usar, y además de traducir de un idioma a otro el texto que introduzcamos, en varios de los idiomas con los que trabaja la aplicación, podemos escuchar el audio de la palabra o frase traducida. Sólo hay que seleccionar el idioma de origen y al cuál queremos traducir, introducir el texto, elegir qué herramienta queremos usar (traductor de Google o Bing) y presionar en el botón "Traducir." Si hay audio disponible, aparecerá un icono, el cual podemos presionar para escuchar la frase o palabra traducida.

También podemos usar Navita Traductor para traducir desde un mensaje de texto, un corre…