Ir al contenido principal

Mi patria es la lengua

Por María Teresa Gallego Urrutia

Porque me ha gustado mucho y me ha emocionado el trujamán del 11 de marzo de mi amigo y colega Adan Kovacsics, me permito añadirle una a modo de posdata. Dice Adan en Heridas del lenguaje «A la pregunta: “¿Cómo llegó usted a la traducción?”, nadie contestó en aquella mesa redonda diciendo que fue una opción profesional como otra cualquiera; todos se refirieron a fallas o heridas». Y al leerlo pensé que, en mi caso, debería referirme más bien a lo contrario: la lengua que me hizo bilingüe fue, más bien, el bálsamo que curó una herida, el refugio que me amparó.

Nacida en la posguerra de la Guerra Civil española y en una familia de vencidos, del exilio interior, creo que sentí inconscientemente desde muy pequeña, la lengua en que vivía como una agresión. No de paredes de mi casa para adentro, donde las palabras eran otras; ni en los libros que se alineaban en las paredes de mi casa; pero sí en el mundo exterior. Ese mundo exterior que se metía dentro de casa sólo con encender la radio —y quizá por eso en casa no había radio, aunque por el patio se oían a la perfección las de los vecinos— o con comprar el periódico. Y, fuera de casa, en el mundo exterior, la lengua acosaba, abofeteaba, mordía casi, nada más pisar la calle, en un consultorio médico, en el cine —en forma de NO-DO y, en los primeros años de la posguerra, en forma de obligación de oír al menos, si no cantar, «los himnos», de pie, al acabar la película (por no hablar de los diálogos de las «películas españolas»)—, en la escuela, en los libros de texto y en los que no lo eran, en los tebeos, en los anuncios del metro de Madrid, en cualquier parte, en todas partes… Y, conscientemente, la viví como una amenaza, como un peligro latente, con la temprana conciencia que nos inculcaban a los niños de familias como la mía de que «fuera de casa había que tener mucho cuidado con lo que se decía» y había que callar oyeras lo que oyeras.

Pero llegó un día en que, sin salir de Madrid, llegué a Francia, una Francia pequeña, encerrada entre las paredes del Liceo Francés. Y me acogió, como un refugio, una lengua nueva, inocente y limpia. Que pude oír y hablar y leer sin miedo. «Mi patria es la lengua», dijo una vez Juan Gelman. Y, por no irme nunca de esa tierra protectora en que se convirtió para mí la lengua francesa, me hice traductora.

Publicado en "El Trujamán" (Revista diaria de traducción, en Centro Virtual Cervantes) http://cvc.cervantes.es/portada.htm

Entradas populares de este blog

Conferencia acerca de la Interpretación Telefónica.

El pasado 31 de agosto, en el marco de la 13a Semana de Humanidades, se llevó a cabo la conferencia "Los retos de la interpretación telefónica," abierta al público en general, y a la que asistieron, sobre todo, alumnos de la Licenciatura en Idiomas del IEST.

La conferencia estuvo a cargo de la Lic. Ana Isabel Espinosa Salas, quien es egresada de la Licenciatura en Idiomas del IEST, y se desempeña actualmente como intérprete telefónica.

Explicó las diferentes áreas disponibles en la empresa donde trabaja y se mostraron algunos ejemplos de como sería una llamada en el área de medicina, área en la que la Lic. Espinosa se desempeña, principalmente.

Obviamente, para poder entrar a una empresa ésta, se necesita diversos cursos de iniciación para considerar si el candidato es apto o no para realizar dicho trabajo. Ser intérprete no es sencillo, se necesita dicción, buena memoria, un amplio conocimiento de terminología específica en al menos dos idiomas, mucha práctica, y una gran c…

Fechas de inicio para cursos de verano

Las fechas en las cuales se impartirán los cursos de inglés de verano serán las siguientes:


¡Éxito en nuestro primer congreso de traducción e interpretación!

El pasado 15 de marzo se llevo a cabo el primer congreso de traducción e interpretación del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas y el primero en la zona. Contamos con la presencia de profesionales en las áreas especificas de traducción e interpretación, quienes nos ilustraron a través de sus experiencias lo que conlleva ejercer esta profesión.

Las distinguidas hermanas Gómez Porchini nos explicaron como la tecnología ha ido avanzando junto con el traductor con el paso del tiempo, desde los medios por los cuales se buscaba la información (que en ese entonces era exclusivamente en libros de consulta o conocimiento en carne y hueso) hasta la manera en que se plasmaba toda ésta (maquinas de escribir).

Nos comentaron como los recursos en línea han empobrecido y menospreciado la labor del traductor, un ejemplo muy conocido es el llamado google translator. Pero también nos dieron consejos para utilizar esa tecnología a nuestro favor.

¨Las máquinas fallan y por eso se necesita la c…