Ir al contenido principal

Mi patria es la lengua

Por María Teresa Gallego Urrutia

Porque me ha gustado mucho y me ha emocionado el trujamán del 11 de marzo de mi amigo y colega Adan Kovacsics, me permito añadirle una a modo de posdata. Dice Adan en Heridas del lenguaje «A la pregunta: “¿Cómo llegó usted a la traducción?”, nadie contestó en aquella mesa redonda diciendo que fue una opción profesional como otra cualquiera; todos se refirieron a fallas o heridas». Y al leerlo pensé que, en mi caso, debería referirme más bien a lo contrario: la lengua que me hizo bilingüe fue, más bien, el bálsamo que curó una herida, el refugio que me amparó.

Nacida en la posguerra de la Guerra Civil española y en una familia de vencidos, del exilio interior, creo que sentí inconscientemente desde muy pequeña, la lengua en que vivía como una agresión. No de paredes de mi casa para adentro, donde las palabras eran otras; ni en los libros que se alineaban en las paredes de mi casa; pero sí en el mundo exterior. Ese mundo exterior que se metía dentro de casa sólo con encender la radio —y quizá por eso en casa no había radio, aunque por el patio se oían a la perfección las de los vecinos— o con comprar el periódico. Y, fuera de casa, en el mundo exterior, la lengua acosaba, abofeteaba, mordía casi, nada más pisar la calle, en un consultorio médico, en el cine —en forma de NO-DO y, en los primeros años de la posguerra, en forma de obligación de oír al menos, si no cantar, «los himnos», de pie, al acabar la película (por no hablar de los diálogos de las «películas españolas»)—, en la escuela, en los libros de texto y en los que no lo eran, en los tebeos, en los anuncios del metro de Madrid, en cualquier parte, en todas partes… Y, conscientemente, la viví como una amenaza, como un peligro latente, con la temprana conciencia que nos inculcaban a los niños de familias como la mía de que «fuera de casa había que tener mucho cuidado con lo que se decía» y había que callar oyeras lo que oyeras.

Pero llegó un día en que, sin salir de Madrid, llegué a Francia, una Francia pequeña, encerrada entre las paredes del Liceo Francés. Y me acogió, como un refugio, una lengua nueva, inocente y limpia. Que pude oír y hablar y leer sin miedo. «Mi patria es la lengua», dijo una vez Juan Gelman. Y, por no irme nunca de esa tierra protectora en que se convirtió para mí la lengua francesa, me hice traductora.

Publicado en "El Trujamán" (Revista diaria de traducción, en Centro Virtual Cervantes) http://cvc.cervantes.es/portada.htm

Entradas populares de este blog

Primer ciclo de conferencias- Enseñanza de Idiomas

Con el objetivo de unir a los profesores en idiomas y buscar nuevos métodos de enseñanza, la Coordinación de la Licenciatura en Idiomas realizó el primer ciclo de conferencias   Enseñanza de Idiomas ,  los días 21 y 22 de abril , en el auditorio C.P. Jesús Rodríguez del Centro de información. El evento contó con la participación de diversos conferencistas expertos en su labor; los temas se presentan a continuación: Resources and connections for the modern classroom-  Víctor Arizabalo Navarro. Teaching in the transformer era-  Paloma Valera Álvarez. Proposer des activités ludiques dan l'enseignement du fle-  Rafael Haro González. 3000 words for teaching a target language-  Barbara Bangle. Essential skills for 21st century learners-  Leticia Vela González. Durante las conferencias, se contó con la asistencia de alumnos y docentes de distintas escuelas del sector. Los expositores externos fueron patrocinados por editoriales como Oxford, Richmond, Larousse y Mextesol. Fin

Centro de Autoacceso de Idiomas (CAADI)

El Centro de Autoacceso de Idiomas (CAADI) del IEST presta servicio a todos nuestros alumnos de Preparatoria y Profesional, en especial a aquellos enrolados en los Cursos Conversacionales y, sobre todo, a los alumnos de la Licenciatura en Idiomas. El nuevo CAADI fue inaugurado en 2009, y cuenta con la más moderna tecnología: 30 computadoras con acceso a Internet y a software especializado para el aprendizaje de idiomas, sala de video con pantalla gigante y equipo de “home theater,” sala de conversación con TV y DVD, área de trabajo en equipo, y área de biblioteca con material impreso (libros, revistas, periódicos, juegos educativos de mesa, diccionarios, etc.). Existe también un amplio catálogo de películas, series y documentales, así como una amplia variedad de hojas de trabajo con actividades prácticas. El CAADI es un espacio ideal para el estudio y la práctica de idiomas, así como para clases prácticas de idiomas en un ambiente agradable. Es, sin duda, un valor agregado inmejorable

Perfil del Licenciado en Idiomas del IEST

El Licenciado en Idiomas del IEST es una persona con una sólida formación profesional, intelectual, humana, social y espiritual, que busca, ante todo, la verdad y el bien, y que se empeña en ejercer su liderazgo para la transformación de la sociedad y la cultura. El Licenciado en Idiomas del IEST posee dominio de varios idiomas, lo que le permite integrarse a proyectos y actividades internacionales, y cuenta con las competencias necesarias para participar en ámbitos internacionales abarcando variadas actividades como la enseñanza, la traducción y los negocios, entre otras. También tiene un conocimiento del panorama sociocultural internacional que le permite tener una visión global del mundo.